Yarima asfixiada por altos costos en el servicio de energía