El prototipo de cohete de 50 metros de altura se estrelló al aterrizar; sin embargo, el vuelo arrojó los datos necesarios para los científicos.

El multimillonario Elon Musk lanzó su prototipo de cohete espacial, que espera transportar humanos a Marte, denominado Starship.

El cohete se lanzó en las instalaciones de I + D de Boca Chica, Texas, con un vuelo a 12,5 km/h alcanzando la altura de 41.000 pies.

Pese a que en el aterrizaje, el prototipo explotó, el multimillonario había anunciado que la prueba probablemente tendría algún percance y expresó con entusiasmo a través de su cuenta de Twitter “¡Marte aquí vamos!”.

El prototipo del cohete explotó debido a “la presión en el tanque del cabezal de combustible que fue baja durante la quema de aterrizaje, lo que provocó que la velocidad de descenso fuera alta y chocara”, aseguró Musk.

Starship, espera llevar la primera tripulación fuera del planeta tierra en un periodo no mayor a los seis años.