Un grupo de visitantes a las playas del sur de Chile hallaron un tiburón siete branquias y lo sacaron de su hábitat para fotografiarse junto a él, pero el pez murió a los pocos minutos.

El hecho causó repudio entre los habitantes de la región Los Lagos, en la playa de Metri, al sur de Chile, quienes aseguraron que los visitantes no acudieron a la llamada de atención de los defensores de animales.

En el video se puede apreciar como las dos personas se llevan al pez en brazos, sin ningún tipo de protección para el animal acuático.

Grupo de animalistas esperan que las autoridades chilenas tomen carta en el asunto, para que una escena como esta no se vuelva a dar en el lugar turístico.

Por Silvia León Sisa.