Un fuerte sismo de 6,2 grados dejó varias afectaciones en el país croata. Petrinja, epicentro del siniestro, quedó en ruinas y todas las estructuras se vieron afectadas.

“La ciudad está en ruinas. Hay muertos y heridos, hay desaparecidos. No hay lugar que no haya resultado dañado. Las ambulancias no pueden llegar a las zonas de peligro. Es un caos”, dijo el alcalde local, Darinko Dumbovic, a la emisora de Radio Croacia tras ser entrevistado sobre el hecho.

El terremoto, que ocurrió al mediodía (hora local), también sacudió a la zona central de este país. Se estima que más de 20.000 personas estuvieron perjudicadas.

Branka Mitic, la vicealcaldesa de la ciudad de Glina (cerca de Petrinja), pidió asistencia para los ciudadanos, al considerar que no pueden pasar la noche en este lugar destruido. “Pedimos ayuda urgente. Necesitamos todo: contenedores de alojamiento, mantas, alimentos, medicina, médicos, todo”, aseguró.

Periodista: Carlos Melo