Vendedores informales de Tibú le piden un apoyo a la Administración Municipal

Sin trabajo y con los bolsillos vacíos, así viven los vendedores informales su confinamiento en el Catatumbo; por eso, se declaran en estado de emergencia económica.

La Asociación de Vendedores Ambulantes del municipio de Tibú, se declaró en estado de emergencia económica, ante la parálisis de sus labores en tiempo de cuarentena, lo que los ha llevado a pedir a la Administración Municipal el permiso para laborar bajo medidas de prevención y seguridad.

Los cerca de 200 miembros que conforman la asociación Asovicut, piden además a la alcaldesa Corina Durán Botero la realización de una donatón en beneficio de las comunidades más vulnerables.

En el municipio de Tibú ya se han entregado ayudas y medicamentos a las comunidades más vulnerables, a través de una estrategia conjunta entre empresarios, Iglesia Católica y la Alcaldía.