Una labor de riesgo, los vigilantes