El animal fue víctima del tráfico ilegal en la vía principal de Ocaña.

Las autoridades ambientales encontraron a un armadillo que estaba a punto de ser vendido de manera ilegal en Ocaña, Norte de Santander.

En medio de labores de vigilancia y control de los animales en la región, el Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Nacional evitó que la especie hallada fuera víctima del tráfico ilegales. El armadillo fue entregado a CORPONOR, para su valoración por el estado de salud en el que se encontraba.

La Policía Nacional asegura que continuará desarrollando estas acciones, con el fin de proteger a los animales y el medio ambiente de Norte de Santander.

Por Silvia León Sisa.