Los bombardeos continúan y, según autoridades locales, al menos seis personas fallecieron en un centro comercial en Kyiv.

Ante el ultimátum dado por Rusia a Ucrania, para que sus tropas entregaran el control de Mariupol y depusieran sus armas antes de las 5:00 de la mañana de este lunes, la viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, afirmó que acceder a esa petición no es una opción y exigió que las fuerzas rusas abran un corredor humanitario para que puedan evacuar los civiles.

Los bombardeos continúan y, según autoridades locales, al menos seis personas fallecieron tras un ataque ruso contra un centro comercial en Kyiv. Vereshchuk señaló al diario Ukrayinska Pravda que el ministerio de Defensa ruso envió una carta a Kiev de ocho páginas, “que son un retroceso de la historia y un delirio”.

“No podemos hablar sobre la entrega de armas. Ya hemos informado a la parte rusa al respecto”, afirmó la funcionaria ucraniana. Agregó que respondió a Moscú que, “en lugar de pasar tiempo en 8 páginas de carta, simplemente abra el corredor”, para que puedan salir los civiles.

La viceprimera ministra destacó que informaron a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y al Comité Internacional de l Cruz Roja (CICR) de lo ocurrido. Además, esperan la reacción de la comunidad internacional sobe esta “manipulación deliberada”, que “es una verdadera toma de rehenes”.

Unos 400.000 habitantes han estado atrapados en Mariúpol, durante más de dos semanas en medio de intensos bombardeos, que han dejado sin electricidad, calefacción y agua a la población.