Tras ocho meses de inactividad, Machu Picchu reabre sus puertas a turistas

    Machu Picchu, la antigua ciudad en lo alto de la cordillera de los Andes, ha reabierto después del cierre imprevisto por el COVID-19.

    Las autoridades peruanas organizaron un ritual Inca para agradecer a los dioses, el domingo, como principal atractivo turístico que una vez más permitirá a los visitantes.

    Pero el número se limitará a solo 675 turistas por día, por razones de seguridad, alrededor del 30% de la capacidad anterior.

    La ciudadela fue designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983.

    Redescubierto en 1911 por un explorador estadounidense, el sitio es la ruina más reconocible del Imperio Inca, que dominó los Andes desde la década de 1430 hasta la de 1530.

    Los arqueólogos creen que Machu Picchu, que significa montaña vieja en quechua, fue construido como una propiedad en el siglo XV para el emperador Inca Pachacuti.

    Ahora es un gran atractivo para la industria turística de Perú. Decenas de miles de personas, en la región montañosa de Cusco, dependen de los visitantes para su sustento y han sufrido debido al cierre del coronavirus este año.