Trabajan de la mano por los sueños de niños y adultos vulnerables