Tenían en su poder un arma de fuego usada en homicidio