Tarjeta roja al vecino que puso tornillos en una cancha para dañar los balones