La Policía Nacional en Pamplona realizó la suspensión temporal a dos locales comerciales por no cumplir los requisitos establecidos por la norma sanitaria.

Fotografías de la Policía de Norte de Santander.

Las autoridades Pamplona, en coordinación con el Instituto Departamental de Salud, llevaron a cabo una jornada de control, donde se encontraron con el incumpliendo de dos establecimientos comerciales a las normas sanitarias con la venta de productos cárnicos. Se dispuso el cierre temporal de ambos locales.

Dichos establecimientos se encontraban comercializando este alimento para consumo humano, sin contar con los requisitos establecidos por las normas sanitarias en cumplimiento al Decreto 1500 del 2007, que se refiere a los “los requisitos sanitarios y de inocuidad que se deben cumplir en su producción primaria, beneficio, desposte, desprese, procesamiento, almacenamiento, transporte, comercialización, expendio, importación o exportación.”

Funcionarios del Instituto Departamental de Salud realizaron el acta de incautación y cierre del sitio, en el formato establecido por la dependencia de salud pública.

Más de 110 kilogramos de carne de res no apto para el consumo humano fue la total incautación durante la jornada.

Por Silvia León Sisa.