Prorrogar la intervención lleva a garantizar la continuidad en la prestación del servicio de salud en condiciones de calidad, según la Superintendencia.

La intervención de la Superintendencia Nacional de Salud al Hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña, Norte de Santander, lleva casi año y medio y en las últimas horas el ente decidió extender por seis meses la medida.

La Supersalud ordenó al agente especial interventor el cumplimiento de los compromisos establecidos en los planes de acción y de trabajo, que hasta el momento se encuentran en un avance de 67%.

Según el ente, en la resolución 1864-6 del 9 de mayo de 2022, se establecieron 16 órdenes que se deben cumplir para mejorar los indicadores administrativos, financieros, asistenciales y jurídicos del hospital que atiende a cerca de 168.000 habitantes de la zona del Catatumbo.

La Superintendencia consideró que se debe trabajar en lograr la razonabilidad de los estados financieros; avanzar en la conciliación, depuración y recaudo de la cartera; aclarar el pasivo y definir el plan de pagos para su saneamiento; y terminar la implementación del Programa de Seguridad del Paciente, entre otros temas.

“Se deben culminar las actividades en curso, lograr resultados efectivos, cumplir y mejorar los indicadores mínimos de gestión del plan de acción”, señaló la resolución.

Para la Supersalud, prorrogar la intervención lleva a garantizar la continuidad en la prestación del servicio de salud en condiciones de calidad, oportunidad y seguridad.

El Emiro Quintero se encuentra bajo medida de intervención forzosa administrativa desde noviembre de 2020 y, según la Supersalud, en este período aumentó la facturación promedio mensual, que ha superado los 8.000 millones de pesos, con meses que ha llegado a 9.000 millones.

También se ha dado cumplimiento al pago oportuno de las obligaciones con el personal de planta. En cuanto a los contratistas, los pagos se llevan a cabo de acuerdo con la fecha de radicación de las cuentas y el término pactado en los contratos.

En materia jurídica, el hospital efectuó la revisión de la normativa contractual, las normas internas, las modificaciones o implementaciones normativas y los principios de la función administrativa, y se modificó el manual de contratación lo que ha posibilitado la mejora relacionada con la legalidad en los procesos precontractuales.