Claro habría incurrido en publicidad engañosa y Tigo presuntamente modificó los contratos sin autorización.

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) impuso multas a los operadores de telefonía Claro y Tigo por $ 2.877.000.000, al considerar que vulneraron el régimen de protección al consumidor.

Claro fue sancionada con multa por $ 1.534.000.000, al probarse que emitió publicidad engañosa dentro de las campañas “¿Miedo? ni que mis redes gastaran datos” y “Elijo disfrutar sin límites lo que me gusta”.

Frente a la segunda campaña, la SIC informó que: “se evidenció que el proveedor incluyó cláusulas abusivas que limitaban su responsabilidad y la atribuían a las aplicaciones por el consumo de datos del plan del usuario”.

Por su parte, la Superintendencia sancionó a Tigo con una multa de $ 1.343.000.000, por llevar a cabo prácticas que desconocen el derecho de los usuarios de mantener la titularidad de sus líneas móviles.

Al parece el operador habría reutilizado y/o reciclado líneas móviles de usuarios sin el lleno de los requisitos regulatorios vigentes, modificado unilateralmente los contratos de prestación de servicios, y desatendido los requerimientos de información efectuados en el marco de las averiguaciones preliminares que se adelantaban por dichas infracciones.