Siguen los hechos violentos que roban la tranquilidad a los habitantes de Ocaña