Sigue siendo crítica la situación de Derechos Humanos en Norte de Santander