Sigue la contaminación del río Pamplonita