Señales de prohibido desatan polémica en San Francisco