En la capital de Santander y el resto del departamento hay toque de queda entre las 10:00 p.m. y las 5:00 a.m.

Por incumplir con esta medida, se sellaron seis establecimientos en Bucaramanga mientras se desarrollaban fiestas clandestinas en ellos.

El secretario de salud municipal, Juan José Rey, remarcó la importancia de cumplir las normativas para cortar la cadena de contagio de la pandemia.

“Necesitamos la colaboración de todos los ciudadanos, evitar aglomeraciones, fiestas clandestinas y cumplir con las normas de bioseguridad para que bajen los contagios y muertes por COVID-19”, señaló el funcionario.

Actualmente el departamento enfrenta el tercer pico de la pandemia con cerca de 1.300 contagios diarios.

Por Fabián Morales Gómez