En la noche del 18 de abril, Camilo Arenas, en compañía de la Policía y el Ejército Nacional, salió a patrullar las calles de la capital santandereana para hacer controles de seguridad.

60 hombres recorrieron el sector de Cabecera para garantizar la seguridad y la sana convivencia en la ciudad.

“En este control militar, se recorrió el sector de Cabecera en la ‘Ciudad Bonita’ buscando mitigar la delincuencia que ha ocurrido en los últimos días. ¡No cederemos ante los bandidos!”, trinó la cuenta de la Gobernación de Santander.

En las últimas semanas, la administración departamental y las alcaldías del área metropolitana de Bucaramanga vienen articulando esfuerzos para mitigar la percepción de inseguridad ciudadana en este sector del departamento.

Por Fabián Morales Gómez