Tras encontrar fósiles en la isla de Wight, se descubrieron dos nuevas especies de Espinosáurios, que tienen cráneo de cocodrilo.

En la costa de sur de Inglaterra, específicamente en la playa de la isla Wight, se encontraron inicialmente dos cráneos, y luego tras la búsqueda que realizó un equipo del museo de la isla, se encontró una gran parte de la cola de estas especies.

El estudio fue realizado por la Universidad Southampton y publicado en el Scientific Reports, donde se anunció el descubrimiento de dos nuevas especies de Espinosáurios, tras varios estudios de la formación de los huesos.

La categorización de estas especies se realizó al estudiar la forma de los cráneos pues son alargados, como los de los cocodrilos, de allí se concluyó que eran especies carnívoras que tras su evolución se volvieron acuáticas, es decir, que eran capaces de cazar tanto en la tierra como en el agua.

“Parece que sus hábitos son similares a los de las garzas, por lo que probablemente caminaban en aguas poco profundas para capturar peces y otros animales nadadores, como pequeñas tortugas y cocodrilos jóvenes, y harían lo mismo en tierra, persiguiendo a las crías de dinosaurios y mamíferos”, explicó David Hone coautor del artículo.

Además de esto, se estima que estas especies remontan del periodo Cretácico temprano, hace 125 millones de años, cuando la isla tenía un clima templado parecido al del Mediterráneo.

El primero de los dos dinosaurios fue bautizado como Ceratosuchops inferodios, que significa “garza del infierno con cara de cocodrilo cornudo”, por tener cuernos y protuberancias en la región de la frente. El segundo es Riparovenator milnerae o “cazador de ribera de Milner”, en honor a la paleontóloga británica Angela Milner, fallecida en agosto.

Según lo indicado por los expertos los fósiles se expondrán pronto en el Dinosaur Isle Museum.

Por Michelle Suárez.