Los fósiles de esta nueva especie fueron encontrados por un buzo en Carolina del Norte, Estados Unidos.

Este descubrimiento fue dado a conocer por la revista Fossil Record, donde se expuso que el fósil que permitió identificar esta especie, fue una parte del cráneo que arrojó características morfológicas, que permiten relacionar esta nueva especie con los delfines de agua dulce que se encuentran en el Amazonas y el Orinoco.

El descubrimiento se dio aproximadamente al final del río Meherrin, ubicado en Carolina del Norte, Estados Unidos, y es probable que se hubiera originado en la Formación Marina Eastover del Mioceno. Esta especie fue denominada “Isoninia Borealis”.

“La interdigitación profunda de las suturas craneales indica que este individuo era maduro. El nuevo taxón se diferencia de todos los demás delfinidanos en la combinación única de los siguientes caracteres: premaxilares y maxilares retraídos anteriormente; premaxilares que no contactan con las nasales…” exponen los investigadores en la revista.

En la investigación se describen todas las características identificadas a partir del fósil encontrado, pero a pesar de esto no se pueden hacer grandes conclusiones sobre la nueva especie, ya que para realizar más estudios se necesitan de otros huesos del animal.

“Describir otro inioide del Mioceno de América del Norte, como lo sugieren los caracteres compartidos establecidos a través de comparaciones con otros inioides, da testimonio adicional de la diversidad morfológica encontrada en este fósil” concluyeron en la investigación publicada.

Por Michelle Suárez.