Santandereanos son los terceros compradores del proyecto “Ofizzina” en Miami