La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) emitió una circular roja para Guillermo León Pulgarín Acevedo, un sacerdote de 50 años de edad, quien sería el responsable del abuso a una menor de cuatro años, mientras estuvo bajo su cuidado.

Según las autoridades en Argentina, el sacerdote antioqueño estaría implicado en otros casos sexuales delictivos con otras menores, cuando hizo parte del plantel educativo Colegio Monseñor Solari de Morón, ubicado en la provincia de Buenos Aires.

El testimonio de la menor, quien asegura que el padre Pulgarín le ofreció golosinas a cambio de su permiso para tocarla, ha sido la pieza clave que desencadenó otras declaraciones de víctimas. Hasta el momento las autoridades internacionales continúan investigando el paradero del hombre colombiano.

Por Silvia León Sisa