A la base militar de Caño Indio le interrumpieron la energía eléctrica y el suministro de agua.

En la vereda Los Cuervos de Tibú, tropas del Ejército Nacional que cumplían trabajos de erradicación de cultivos ilícitos y desplegaban un dispositivo de seguridad previsto para las próximas elecciones presidenciales, en el marco del Plan Democracia, fueron rodeadas por unos 300 habitantes, al parecer, cultivadores de coca, y no los dejaron seguir con sus actividades.

De acuerdo con el Ejército, “estos civiles de forma amenazante, con palos y machetes, obligaron al personal a dirigirse hacia la base militar de Caño Indio, donde les han estado impidiendo salir de la base. Aún, en este momento, continúan rodeados”.

Indicó que la situación se registra desde el domingo, en donde, además, a las instalaciones militares les interrumpieron la energía eléctrica y el suministro de agua, “servicios esenciales para la subsistencia del personal en la base”.

“Simultáneamente, en el sector Las Palmas, otro grupo de aproximadamente 150 civiles pretendió conducir a militares y policías hasta la base en mención, con el fin de concentrar al personal de la Fuerza Pública e impedir su movilidad, para lograr el control del área”.

El Ejército destacó que, para evitar cualquier tipo de confrontación con la población y salvaguardar los derechos humanos, las tropas se mantienen retenidas en el lugar.

La institución recordó que no es la primera vez que suceden estas situaciones en Norte de Santander y denunció que se trata de acciones violentas por parte de los cultivadores de hoja de coca en contra de los uniformados.