Los habitantes aseguran que ataques a niños y mascotas de la zona han sido repetitivos, por parte de estos animales.

La comunidad afirma que las denuncias se han visto omitidas por las autoridades correspondientes, añaden que el peligro de salir y ser atacados por los animales es inminente.

Mordidas, lesiones graves y maltrato a las mascotas más pequeñas son la totalidad de acciones que desencadenan un historial por parte de los dos perros.

“No, no pasa nada, que los perros no hacen nada. Cuando yo venía saliendo, inmediatamente los perros se me lanzaron ambos, el uno se me lanzó a la cara y yo lo hice para un lado y el otro me atacó en la zona de los genitales y me desgarró, me mordió”, señaló víctima de los ataques.

Cabe resaltar la importancia de la Ley 1801 del 2016, que tiene como finalidad sancionar la tenencia de caninos en zonas urbanas y rurales, cuya reglamentación no estaría siendo tenida en cuenta por los dueños de los perros.

La comunidad exige una pronta solución ante esta problemática y esperan a que las autoridades evalúen y les encuentren un fin a los acontecimientos.

Por Jesús David Beleño.