Perros, gatos, caballos, ovejas, cerdos y otros animales viven junto al buen hombre, en la capital de Ucrania.

Andrea Cisternino es un italiano, fotógrafo de profesión que reside en Ucrania desde hace más de 10 años. Aunque su amor era capturar momentos, eventos y paisajes, decidió dejarlo todo para rescatar animales abandonados en su refugio de Kiev.

Pese a que su vida y la de su esposa corren peligro, en medio del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, Andrea, indicó a través de Facebook que “prefiere morir” antes que dejar atrás a los más de 400 animales que tiene bajo su cuidado.

“Moriré aquí por mis animales. Tengo que pensar en salvar un refugio y son más de 400 huéspedes los que merecen ser protegido a cualquier costo”, expresó Cisternino.

En cuanto a la guerra, señaló que escucha diariamente helicópteros rusos volando cerca y suenan disparos en inmediaciones al refugio.

“Aquí hay toque de queda, todo está apagado, hay que resguardarse en la oscuridad, casas con poca luz”, agregó.

La historia de Andrea Cisternino, se ha vuelto más que viral, usuarios de las redes sociales además de manifestarle su admiración, han donado dinero para que pueda continuar con su noble labor.