Los menores quedaron bajo la protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Según la Secretaría del Interior de la capital santandereana, los niños eran usados para pedir dinero en los semáforos de la ciudad. Los niños están siendo atendidos, garantizandoles sus derechos como población vulnerable.

En este caso los menores usados para la mendicidad son migrantes venezolanos. Sin embargo,  también se han detectado casos de niños colombianos usados para estos fines.

Entre el lunes y  martes de esta semana, se han rescatado 17 niños.

Por Fabián Morales Gómez