El hecho ocurrió en la vereda Uchema, zona limítrofe con Venezuela, cuando los hombres realizaban labores en el campo, justo cuando se desató la tormenta eléctrica.

Aunque otros trabajadores intentaron auxiliarlos, los hermanos no tenían signos vitales, sus cuerpos permanecen en la morgue de Cúcuta.

Las autoridades de Gestión del Riesgo hicieron un recorrido por la ciudad para evaluar daños y determinar el número de afectados por los aguaceros que han causado hasta el momento afectaciones en viviendas y vías inundadas en Cúcuta y su área metropolitana.

Por Fabián Morales Gómez