La Policía y Zoonosis atendieron el caso del ataque de un Pitbull a una mujer.

En medio de la oposición de una persona ajena al caso, quien con un megáfono y en voz de protesta intentó interrumpir el procedimiento, uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) y funcionarios de la Secretaría de Salud del municipio recogieron el perro que atacó una residente de un edificio en el barrio Prados del Este, caso que quedó grabado en cámaras de seguridad y cuyas dramáticas imágenes se conocieron a través de las redes sociales.

El procedimiento de las autoridades, a quienes la propietaria entregó el animal, se llevó a cabo este martes, en medio de la preocupación de algunos residentes sobre su destino.

El mayor Fredy Molina, comandante operativo encargado de la Mecuc, precisó que esta persona, que portaba una máscara, además del megáfono, quiso obstruir el actuar de los policías, por eso fue alejado del sitio bajo el uso legítimo de la fuerza.

¿A dónde se llevaron la mascota?

El perro de raza Pitbull está bajo vigilancia epidemiológica de Zoonosis Cúcuta, pues durante diez días deben hacerle seguimiento al comportamiento de la mascota, para descartar el mal de rabia u otra enfermad, aunque hace 30 años no se presenta un caso de rabia en la ciudad, de acuerdo con el veterinario Álvaro Quintero, coordinador de esa oficina adscrita a la Secretaría de Salud.

El profesional manifestó que la dueña del can no presentó el carnet de vacunación del mismo y que tiene 4 años y medio de edad. Ella también les dijo a las autoridades que la víctima de su mascota es una arrendada que convive con ellos desde hace cinco meses, pero desconoce la razón del ataque.

La propietaria afirmó que el animal suele alterarse con la presencia de niños, pero que no ha sido un agresor reincidente.

Álvaro Quintero destacó que si un animal, bajo este procedimiento, resulta con rabia, se le aplica la eutanasia y parte de su cerebro debe ser enviado al Ministerio de Salud para más valoraciones. El mismo destino tiene un perro si es un agresor reincidente.

Por ahora, solo esperan el cumplimiento de los diez días. Al término de ese plazo, si no hay anomalías en su comportamiento o en estado de salud, el Pitbull será entregado a la adueña para que ella decida qué hacer con su mascota.

Leonardo Favio Oliveros Medina