El uso de elementos de bioseguridad se volvió indispensable al momento de disminuir el índice de contagios de Covid-19, según expertos.

Los últimos dos años la sociedad ha aprendido varias cosas con la pandemia de covid-19 como qué se debe hacer y qué no para la prevención de virus respiratorios, incluyendo al SARS-CoV-2.

Uno de esos protocolos que continua vigentes es el uso de elementos de bioseguridad como lo es el tapabocas. El infectólogo, miembro de la Asociación Colombiana de Infectología y designado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para estudios clínicos de covid-19, Carlos Álvarez, ratificó la importancia y necesidad del uso correcto del tapabocas.

“Sabemos, por ejemplo, que medidas que inicialmente se volvieron populares, como la desinfección de las llantas de los carros o lavar excesivamente los alimentos no tiene un impacto importante en la transmisión de este virus, como sí lo tiene la ventilación y, especialmente, el uso del tapabocas”, aseguró.

Uno de los puntos clave que ha mostrado y ayudado en la prevención de la pandemia ha sido el uso del tapabocas, que inicialmente se implementó solamente para las personas que estaban contagiadas o enfermas y ahora se conoce claramente que, justamente cuando lo utiliza todo el mundo, reduce el riesgo de contagio, según lo han analizado los expertos durante el desarrollo de la emergencia sanitaria.

El especialista agregó que hay evidencia suficiente para hacer esta recomendación del uso del tapabocas y recientemente fue publicado un artículo en la Revista Science, que mostró, en la vida real, cómo el uso del tapabocas definitivamente disminuye la transmisión y la posibilidad de que las personas se contagien y se infecten por covid-19.