¡De no creer!, así lo expresaron Catherine y Roger, con el ‘corazón a mil’, cuando se reencontraron con Pablo, el pequeño jagdterrier de dos años.

La pareja que emprendió un viaje hacia Italia, junto a su querido Pablo, decidió hacer una escala en Saint-Martin-de-Belleville (Saboya); en el lugar, el pequeño jagdterrier salió del autocaravana a merodear la zona, sin embargo, este nunca volvería al vehículo.

“Se nos hizo extraño que Pablo no regresara, el siempre permanecía a nuestro lado. Pasamos horas en el lugar, incluso la noche, pero nunca llegó”, expresó la pareja.

En el afán de encontrar al pequeño jagdterrier, Catherine y Roger, denunciaron su desaparición y se desplazaron a la casa de unos familiares, que residían en la zona, para descansar y recibir noticias esperanzadoras.

Pasaron las horas y autoridades locales, no encontraban al pequeño Pablo, sin embargo, un mensaje de texto cambiaría la trágica historia.

Un amigo y encargado de cuidar la casa de Catherine y Roger, en Gard, envío una fotografía donde se veía a Pablo rondando la residencia, aunque bastante desmejorado y en malas condiciones, debido al prolongado recorrido que debió asumir.

“Reconocimos a Pablo, no lo podíamos creer, fue un verdadero momento de felicidad”, expresó la pareja, quienes retornaron de inmediato para reencontrase con su querido amigo.

¡Pablo y sus amos se reencontraron con mucha felicidad!, sin embargo, en el camino, Catherine y Roger le compraron un GPS, para que nunca más tuvieran que vivir ese deprimente momento.