Dos ejemplares de tiburón tigre serán trasladados a un lugar seguro de la reserva de Biosfera Seaflower.

Este martes, llegará a San Andrés apoyo internacional con entrenamiento especial, para implantar tags satelitales a las especies de gran tamaño y así realizarles seguimiento, evitando que puedan regresar a zonas cercanas a la costa.

La Corporación Coralina solicitó apoyo de expertos para realizar maniobras de captura y reubicación de las especies, ya que en las últimas horas personas inescrupulosas cazaron un tiburón nodriza tras el ataque al turista italiano, el cual no representa ningún riesgo para la vida humana y que, por el contrario, su pesca afecta la seguridad del ecosistema marino.

“Solicitamos de manera especial a la comunidad no seguir arrojando restos de alimento al mar, pues genera que este tipo de animales, que por lo general se encuentran en aguas profundas, lleguen a aguas someras a alimentarse”: Corporación Coralina.

Cabe recordar que, los tiburones del archipiélago son especies protegidas y tratar de cazarlos está tipificado como delito ambiental, en el que las penas van desde multas hasta prisión.