Científicos proponen sacrificar los descendientes de los hipopótamos que trajo Pablo Escobar a Colombia. Esto debido al daño al ecosistema que causa su reproducción.

Desde el abandono que sufrió la Hacienda Nápoles, del extinto narcotraficante Pablo Escobar, la fauna exótica que albergaba se salió de control; en especial los hipopótamos que albergaba.

En un principio, Escobar trajo cuatro ejemplares del animal africano, pero estos al salir de la zona de control y adentrarse en las riveras de los ríos Cauca y Magdalena, su población ronda los 100 ejemplares. 

En un principio, se planteó un plan de esterilización. En 2019 se castraron cuatro machos y dos hembras. Sin embargo, no representó un avance importante en la invasión de esta especie en el territorio nacional, afectando la fauna autóctona del país y la seguridad de los habitantes de las zonas aledañas. 

Por eso, desde parte de la comunidad científica del país se pide el sacrificio de los animales. Siendo una opción más viable que la esterilización.

Por Fabián Morales Gómez