Mediante comunicado, la Dirección de Tránsito y Transporte de Bucaramanga se pronunció respecto a la actitud que están tomando los ciudadanos hacia los agentes que controlan el debido cumplimiento de las normas vehiculares en el área metropolitana.

El último caso sucedió en la mañana del martes 6 de abril, cuando un alférez fue agredido por un ciudadano extranjero cuando realizaba labores de despeje del espacio público, cuando se percató que la motocicleta que no tenía Registro Único Nacional de Tránsito, RUNT; motivo por el cual se procedió a inmovilizar el vehículo.

A raíz de esto, se generó un forcejeo con el agente de tránsito, terminando con ambos hombres en el suelo.

Con este incidente, ya suman seis en igual cantidad de meses. “Resulta indignante que la intolerancia y la falta de respeto hacia nuestros agentes de tránsito se esté convirtiendo en algo cotidiano en Bucaramanga”, manifestó Andrea Juliana Méndez, directora de Transito de Bucaramanga.

Por Fabián Morales Gómez