Policía llega a zonas neurálgicas