Pesimismo frente al aumento salarial en Norte de Santander