El jueves 15 de abril salió a la luz pública presuntas irregularidades en la documentación presentada por un contratista oferente del programa de alimentación.

Ante esto, el Programa aclara que el proponente allegó una hoja de vida de un supervisor sin autorización del mismo. Por ende, la persona presentó tacha de falsedad ante la entidad, que trasladó el proceso al oferente, garantizando así el debido proceso.

La empresa contratista dejó vencer el término de respuesta; razón por la cual se descartó su propuesta.

Asimismo, el PAE aclara que la totalidad de las propuestas acogidas por la entidad cumplen con los requisitos legales, técnicos y financieros dentro del proceso contractual, el cual desde su inicio contó con el acompañamiento de las veedurías ciudadanas, quienes reconocieron la responsabilidad y transparencia con que se desarrolló el proceso licitatorio.

Por Fabián Morales Gómez