Las autoridades de Charalá informaron que el grupo de jóvenes afectados habrían ingresado a la corriente de agua por cumplir un reto entre ellos mismos.

Las labores de búsqueda se extendieron hasta la tarde de este lunes 23 de mayo, donde las autoridades y equipo de rescate de Bomberos y Defensa Civil de Charalá encontraron el cuerpo sin vida de Fabián Andrés Marín Díaz, el adolescente de 16 años que fue arrastrado por la corriente del río Chagres, el pasado jueves 19 de mayo.

Durante el inicio del fin de semana, el cuerpo de Iván Camilo Merchán Díaz, de 14 años, el otro menor que se lanzó al río cuando salieron del colegio El Resguardo, también fue hallado primero.

“El cuerpo de Iván Camilo fue encontrado por el papá un kilómetro más abajo, enredado en un palo en aguas del río Táquiza”, manifestó el equipo de socorro del municipio de Charalá.

Según la investigación de las autoridades, la tragedia ocurrió luego de culminar su jornada escolar. El grupo de estudiantes implicados eran residentes en la vereda El Resguardo y cuando llegaron al sector de Puente Bahondo, se detuvieron y empezaron a jugar. Los jóvenes se retaron a saltar al río Chagres, con el fin de demostrar quién era el más “valiente”. Sin embargo, este reto terminó siendo una desgracia para cada familia.

“Cinco muchachos iban para sus casas luego de salir del colegio, pero en el camino se detuvieron a jugar, hicieron un reto para saber quién era el más valiente en tirarse al río –esto es una costumbre que tienen muchos jóvenes acá– y se lanzaron dos; cuando iba a tirarse el tercero, miró hacia atrás y se dio cuenta de que venía la corriente y no lo hizo, hubiese sido peor la tragedia”, explicó Edilson Arenas, alcalde de Charalá.

Las autoridades hacen un llamado a los padres de familia para estar más informados sobre las actividades que realizan los jóvenes después de asistir a sus jornadas académicas para evitar sucesos como este caso.

Por Silvia León Sisa.