La Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA) ha expresado su preocupación frente a los hechos de violencia en zonas del país que están priorizadas para la implementación de los acuerdos de paz.

Esta declaración ocurre luego del enfrentamiento entre grupos armados no estatales (GANE) y la Fuerza Pública en El Tarra, Norte de Santander, que dejaron al menos 2.500 personas en medio del fuego cruzado.

De acuerdo con esta Organización entre enero y abril, en Norte de Santander se han registrado 17.000 civiles afectados por la violencia.

La ONU ha informado que estas acciones de violencia también se registran en otros departamentos como Chocó, Nariño y Arauca, afectando principalmente a la población civil.

Por su parte el Alto Comisionado para la Paz, Juan Camilo Restrepo expresó que se han realizado jornadas de atención humanitaria con 1.392.000 hogares desplazados por la violencia y se han destinado en recursos $1.7 billones para ejecución de proyectos en las zonas más afectadas por el conflicto armado.

Sin embargo y de acuerdo con la organización internacional, estas cifras entregadas no son suficientes para responder a la preocupación por los constantes hechos de violencia en los municipios.

Por Diana Merchán