Se buscan 800 personas para trabajar en empresas reconocidas del sector textil y artes gráficas de la región.

Diferentes empresas santandereanas del sector textil y encadenamiento productivo, han hecho el llamado a las autoridades del departamento, para idear estrategias que les permitan conseguir 800 personas que estén interesadas en trabajar, puesto que se ha dado un aumento de demanda en la producción en el área metropolitana.

Estas nuevas vacantes se abrieron con el fin de reactivar las empresas y fomentar el empleo, teniendo en cuenta, como lo mencionó Guevara Campos presidente de las dos agremiaciones en Santander, que “se carece de mano de obra calificada en la región para responder a la demanda de pedidos que aumentó luego de superadas varias medidas gubernamentales por la pandemia”.

Lucía González, coordinadora de una de las empresas de confección santandereana, señaló que se necesita urgente del personal, ya que en algunas ocasiones les ha tocado trabajar 36 horas de corrido, con el propósito de lograr entregar el pedido a tiempo. 

Uno de las dificultades, por las cuales no se ha logrado conseguir el total de las vacantes, es que las personas no están totalmente capacitadas y esto preocupa a los empresarios, ya que empezar a enseñar las técnicas, les generará pérdida de tiempo y demora en la producción. 

Los empresarios, viendo la falta de personal calificado le piden ayuda al SENA, para que creen cursos de capacitación frente a la producción de calzado, manejo de maquinaria, diseño gráfico, diseño de moda, costura, y entre otros; con el fin de que las personas puedan acceder a los conocimientos y comenzar a trabajar lo más pronto posible. 

Según Fernando Arenas, empresario del sector de confección, las vacantes se han promovido por medio de la radio y diferentes clasificados, pero no se ha recibido un número significante de personas interesadas. Otra de las opciones para acceder a estos puestos de trabajo, es acercarse a las diferentes empresas de textiles o calzado para entregar la hoja de vida.

Por Michelle Suárez.