El confinamiento a raíz de la pandemia por Covid-19 agudizó la violencia contra las mujeres en Norte de Santander.

Además, esta problemática se hizo extensiva a las personas con identidad sexual y de género diversa.

En total, la Defensoria del Pueblo registraron más 1600 casos de violencia de género. De los cuales el 36 por ciento corresponde a población migrante refugiada.

El departamento ocupa el octavo lugar en cuanto a violencia contra la mujer. Solo en Cúcuta se reportaron 1.333 casos de violencia intrafamiliar durante el 2.019.

Por ello, la administración de la capital del departamento la Secretaría de la Equidad de Género qué presta ayuda psicológica, social y jurídica para la prevención de este tipo de hechos.

Por: Fabián Morales