En las últimas horas ha circulado una información en redes sociales y aplicaciones de mensajería, que asegura que al suministro de agua potable del municipio de San Gil se le filtraron las aguas negras del municipio de Curití.

“Me llamaron a pasarme un dato, ahorita, alguien del hospital que es que la gente está llegando con diarrea y una infección estomacal, pero dizque se le entró al agua la bocatoma, las aguas negras de Curití y hay una mano de infección… entonces para que no se bañen ni la boca con agua del tubo”, dice el audio.

Ante esta situación, la empresa de acueducto, alcantarillado y aseo de San Gil, Acuasan, tuvo que salir al paso de esta información y desmentirla.

“Nos permitimos informar a la comunidad en general que la noticia que circula a través de un audio en las diferentes redes sociales es totalmente falsa”, se lee en el comunicado emitido por Acuasan.

Y precisa que si hubo un daño, pero no afecta la calidad del agua que llega a las casas de los sangileños.

Foto tomada de la página de Acuasan en Facebook

“Aclaramos que efectivamente se presentó un daño la noche anterior en la línea de aducción que comprende el sector hidráulico José Antonio Galán, el cual ya fue solucionado, pero este no tiene nada que ver con los problemas de salud que se han venido presentando en el municipio”.

Imagen Suministrada

Al respecto, la Secretaría de Salud Departamental y el Hospital Regional de San Gil se pronunciaron mediante comunicado. Piden que se cuide la preparación de los alimentos y avisan que estarán “atentos a la información emitida por las autoridades sanitarias del municipio de San Gil, de acuerdo con las indagaciones que vienen realizando al respecto”, dice el comunicado conjunto.

Por Fabián Morales