Niño de 8 años a la espera de un TAC cerebral

Continúan las quejas contra las entidades de salud en la región. Esta vez Mario Alberto un niño de 8 años con discapacidad auditiva y visual, afronta una grave situación por una válvula incrustada en el cerebro del menor. La madre de Mario asegura que después de este tratamiento  la salud de su hijo desmejoró, además señaló que lleva dos años pidiendo a la EPS SAlud vida, exámenes que requiere con urgencia Mario Alberto pero aún no existe respuesta.

Hasta el momento estudiantes de psicología de la UNAD han acompañado al niño a su madre, a través de ejercicios de reconocimiento por medio del tacto y el olfato que ayudan a mejorar su condición.