Niños y adultos que habitan sus casas en el barrio Motilones de Cúcuta en peligro por derrumbe