La agencia espacial estadounidense llevó a cabo desde Florida, Estados Unidos, el primero de los tres vuelos para posicionar en la órbita espacial satélites de observación que monitorearán tormentas tropicales.

A través de un comunicado, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), señaló que la jornada de ayer desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral, EE. UU, se llevó a cabo el lanzamiento y la puesta en órbita de satélites CubeSat, que irán
en busca de mejorar el seguimiento y el pronóstico de ciclones tropicales.

Lanzamiento del Rocket 3.3 LV0010 de Astra Space en Cabo Cañaveral, Estados Unidos. Vídeo suministrado por la NASA.

Los satélites medirán frecuencias de microondas que se posicionan en un total de 90 a 205 gigahercios, con lo que se podrá monitorear las diferentes emisiones atmosféricas producidas por el vapor de agua, oxigeno y nubes en la atmósfera.

“TROPICS es una misión de emprendimiento de la Tierra: misiones impulsadas por la ciencia, seleccionadas competitivamente y de bajo costo que brindan la oportunidad de invertir en ciencias innovadoras de la Tierra para mejorar nuestra capacidad de comprender mejor el
estado actual del sistema de la Tierra y permitir una mejora continua en la predicción de cambios futuros”, dice el comunicado emitido por la NASA.

Ilustración de los satélites TROPICS en la órbita espacial / NASA img.

Por su parte, William Blackwell, investigador principal de la misión TROPICS del laboratorio Lincoln del MIT, señala que “Estamos tratando de hacer observaciones mejoradas de los ciclones tropicales. Y lo que realmente estamos tratando de caracterizar es el entorno termodinámico fundamental alrededor de la tormenta. Así que eso es cosas como la temperatura, y la cantidad de humedad y la intensidad de la precipitación, y la estructura alrededor de la tormenta”.

El programa consta de seis satélites en total lanzados a través de vuelos Astra. Cabe destacar que, cada satélite TROPICS tiene un solo instrumento, un radiómetro de microondas aproximadamente del tamaño de una taza de café y girando treinta veces por minuto.

Es de resaltar que la inversión del primer vuelo emitido en Cabo Cañaveral, oscila los ocho millones de dólares y desde ya, captura imágenes de varios ciclones tropicales, como el huracán “Ida” instalado en Estados Unidos, el ciclón “Beritsal” sobre Madagascar y el supertifón “Mindulle” ubicado en el este de Japón.

Por: Jesús David Beleño