La Corporación Autónoma Regional de Santander lamentó el deceso de esta especie que estuvo en protección por más de 14 años, en una reserva natural.

El jaguar nombrado como “Tiger” falleció en la reserva natural de Cabildo Verde, a causa de una falla renal que lo venía afectando desde días atrás. Estuvo bajo cuidados médicos veterinarios durante siete años.

“Tiger marcó la historia de la reserva, con él inició el proceso de rehabilitación de muchas especies que fueron llegando por diferentes patologías, recuperándose para su posterior reincorporación a su hábitat natural. Aunque había una conexión especial con el animal, siempre se trató con respeto su imponencia, su fuerza, la gallardía con el que dominaba su espacio y su territorio” aseguró James Murillo, Director de Cabildo Verde Sabana de Torres, quien vio el proceso de cuidados del felino.

A pesar de ser una de las especies más ágiles, este jaguar mantuvo un sistema y órganos deteriorados por su enfermedad; los resultados de los exámenes no fueron tan alentadores cuando se indicó que había incrementado la insuficiencia renal y hepática.

A pesar de los malos reportes, “Tiger” logró superar las expectativas de vida, viviendo casi 12 a 15 años en la reserva natural de la Corporación Autónoma Regional de Santander, cerca a los humedales del Magdalena Medio.

Miembros de la entidad y las autoridades ambientales siguen realizando el llamado al cuidado de los animales y del hábitat que los rodea.

Por Silvia León Sisa.