Un hombre decidió poner su caña de pescar a las orillas del río Sena, en París, Francia, y se llevó una gran sorpresa al encontrarse con un bagre de casi dos metros de longitud.

Fotos suministradas página web Lina Nilsson

El gigante pez impactó a los visitantes que pasaron cerca al lugar de los hechos. La pesca se presentó cerca al Museo del Louvre, lugar predilecto para los turistas de la zona francesa.

El pescador logró detallar la especie del bagre que había atrapado, comprobando que se trataba de un Mero de Varsovia, de agua dulce de casi 160 kilos y con más de 50 años de edad.

El pez no fue devuelto a su hábitat.

Por Silvia León Sisa