Microtráfico de marihuana deja ganancias mensuales superiores a 1.500 millones de pesos

El comercio ilegal de marihuana en Bucaramanga es un negocio jugoso que supera los mil millones de pesos al mes, Informe Especial de Oriente Noticias

Más de 1.500 millones de pesos mensuales son las ganancias que deja el negocio del microtráfico en el área metropolitana de Bucaramanga, según datos suministrados de la Policía.

Una tonelada de marihuana adquirida en las zonas de producción se consigue a 40 millones de pesos aproximadamente; sin embargo, a la redes de microtráfico llega a 420 millones y luego en la distribución y despliegue en cantidades de dosis se llegan a vender entre 1.500 y 2.000 millones de pesos.

Diferentes tipos de marihuana se distribuyen en zonas como calles, discotecas, lugares públicos y hasta en casas de manera domiciliaria. Una fuente del negocio ilegal señaló que la droga llega en forma de “panelas” y se distribuyen en “bolsitas” para facilitar la venta. Asimismo, la fuente menciona que personas como taxistas, mujeres del común, etc, se prestan para delinquir.

Según el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, la marihuana de tipo “creepy” proviene generalmente del occidente del país y es la que llega a Bucaramanga para abastecer esta zona. 

 Equipo investigativo de Oriente Noticias consultó con la fuente que trabaja en este negocio ilícito sobre la forma en que se comercializa la sustancia alucinógena, mediante fiducias que se obtienen directamente en el lugar de producción con los narcotraficantes. Se reparten la zona de distribución por comunas garantizando la venta exclusiva en el sector.

En la ciudad, las bolsas son marcadas con “animalitos” o muñecos que identifican al cabecilla que lideran la zona de distribución, si la droga es de buena calidad es porque tiene un animal o muñeco que identifica al cabecilla, así se aseguran que no la vendió otra persona, y en caso de ser así, comienzan a aparecer las disputas territoriales.  

La marihuana enviada desde la zona de producción, llega a casas específicas y tiempo después hacia la noche o madrugada, es distribuida  a través de mujeres en bicicleta para no despertar la atención de las autoridades en la modalidad de “domicilios”.